Son aquellos gastos en los que has tenido que incurrir como autónomo obligatoriamente para el desarrollo de tu actividad económica, tales como:

- Tus cotizaciones a la Seguridad Social, es decir, la cuota que pagas cada mes a la TGSS como trabajador por cuenta propia.
- Los viajes y estancias de trabajo.
- Las comidas de empresa, tanto propias como con terceros (clientes y/o proveedores).
- La línea de teléfono móvil profesional que utilizas exclusivamente en el desarrollo de tu actividad.

¿Encontró su respuesta?