Son aquellos gastos en los que has tenido que incurrir como autónomo obligatoriamente para el desarrollo de tu actividad económica, tales como:
- Alquiler, renting, leasing u otro arrendamiento/canon de bienes necesarios para ejercer la actividad.
- Gastos de reparación y/o conservación de bienes relacionados con tu actividad.
- Depreciación de los bienes objeto de amortización como gasto. Es decir, la cuota total de amortización correspondiente a este ejercicio económico de aquellos bienes de inversión e inmovilizados (materiales e intangibles) que estén afectos a tu actividad.

¿Encontró su respuesta?