Las retenciones casi siempre vienen reportadas de manera correcta por la Agencia Tributaria y por tu empleador, y no suele ser común modificarlas.

Son adelantos del IRPF que paga tu empleador, o la persona para la que trabajas, a Hacienda. Por eso la declaración puede salir a pagar o a devolver, porque si te corresponde pagar 100€ de impuestos, pero tu empresa solo te ha retenido 80€, tendrías que pagar 20€; mientras que si te han retenido 130€, te tendrían que devolver 30€. Es como un ajuste de cuentas ;)

¿Encontró su respuesta?