Todos los autónomos que desarrollen una actividad económica de carácter empresarial, o que no siendo empresariales, no tengan retenciones en más del 30% de sus facturas, tendrán la obligación de pagar los pagos fraccionados.

Puedes consultar tu tipo de actividad mediante el epígrafe en el que te hayas dado de alta como autónomo (a través del Modelo 036).

Por lo tanto, los pagos fraccionados son adelantos del impuesto que se hacen durante el año según los beneficios que vayas teniendo. Se presentan trimestralmente mediante el Modelo 130, y se regularizan en la propia declaración de la renta.

De forma simplificada, el importe de los pagos fraccionados serán el 20% de los beneficios que hayas tenido durante el año hasta el momento de presentar el modelo correspondiente. Como es un modelo acumulativo, además de calcular ese 20% tendrás que restar los pagos ya realizados en modelos anteriores durante el año y las retenciones que te hayan practicado.

Si tienes cualquier duda, puedes preguntarnos y te contestaremos encantados.

¿Encontró su respuesta?