Se trata de un documento que se entrega a los trabajadores por cuenta propia o ajena.

En él, aparece el total de retribuciones que el trabajador ha percibido durante el año anterior y se incluyen las retenciones aplicadas sobre los propios rendimientos económicos del trabajo.

La emisión de certificados de retenciones por las entidades domiciliadas (residentes o representadas en España) que paguen por cuenta ajena rentas que estén sujetas a retención es una obligación formal.

Este certificado es el justificante de la cantidad que efectivamente se ha ingresado de retención en Hacienda. La base sobre la que se han aplicado, por tanto, es la forma de comprobar si existe alguna diferencia entre los datos informados a la Agencia Tributaria por parte de nuestro cliente y nuestros datos registrados en contabilidad.

Durante el mes de enero de cada año, los retenedores presentan en Hacienda sus resúmenes anuales, entre los cuales se encuentra el modelo 190, que incluye toda la información relativa a las retenciones que han practicado durante el ejercicio.

Si no se dispone del certificado de retenciones, lo puedes obtener de las siguientes maneras:

- Solicitándolo a la empresa que practicó las retenciones.
- Solicitándolo de manera telemática a través de la web de la Agencia Tributaria.

¿Encontró su respuesta?