Son dotaciones por posibles pérdidas. Se parece al concepto de deterioro de créditos, y tienen sus propias reglas de deducibilidad.

¿Encontró su respuesta?