El deterioro de un crédito es la pérdida que estimamos que vamos a tener cuando un cliente está pendiente de pagarnos y sospechamos que no lo va a hacer. Para que Hacienda nos permita considerar que un crédito es incobrable y deducirnos ese gasto, debe cumplirse al menos una de estas circunstancias a 31 de diciembre del año que estamos declarando:

- que hayan transcurrido al menos 3 meses desde que venció la fecha límite de pago, que el deudor esté declarado en concurso,
- que esté procesado por el delito de alzamiento de bienes o
- que hayas reclamado el cobro judicialmente.

¿Encontró su respuesta?