Como autónomo sabrás que, para calcular el rendimiento que tienes que declarar, deberás restar tus gastos a tus ingresos. Sin embargo, muchos se entusiasman deduciendo gastos de todo tipo...¡Y no todo le vale a Hacienda! A continuación, te explicamos qué gastos puedes deducirte como autónomo.

De forma general, para que un gasto sea deducible debe cumplir tres requisitos:

1.Que esté relacionado con tu actividad económica como autónomo.
Por ejemplo, puedes deducirte la compra de material para tu oficina, pero no el material escolar de tus hijos.

2.Que esté justificado.
¡No olvides guardar todas las facturas!

3.Que esté contabilizado.
Todo gasto que incluyas en tu declaración debe aparecer reflejado en tus libros-registro.

Existen muchas especialidades con respecto a gastos más complejos, y nosotros nos encargamos de explicarte todas, pero, en definitiva, la deducibilidad de todos los gastos se basa en estos requisitos.

¿Encontró su respuesta?