Es importante recalcar que la obligación de ingresar la retención en Hacienda por parte del retener nace en el momento en el que satisface las rentas gravadas por el IRPF y sujetas a retención, es decir, cuando paga la factura.

Por tanto, si has identificado que en tus datos fiscales no aparecen los datos de alguna de las facturas correspondientes al ejercicio económico a declarar en las que has soportado retenciones, lo primero que debes verificar es si has cobrado esa factura.

De ser así, lo más probable es que tu cliente (pagador) haya olvidado ingresar las retenciones en Hacienda.

En estos casos, lo que debes hacer es solicitar el certificado de retenciones a tu cliente, comprobar qué el importe no coincide, informarle del error detectado para que proceda a su corrección ante la Agencia Tributaria e incluir dichas retenciones en tu declaración anual de la Renta.

¿Encontró su respuesta?