Es importante recalcar que la obligación de ingresar la retención en Hacienda por parte del retener nace en el momento en el que satisface las rentas gravadas por el IRPF y sujetas a retención, es decir, cuando paga la factura.

Por tanto, si has identificado que en tus datos fiscales aparecen rendimientos de actividades económicas sujetos a retención por un valor superior a los datos de tu contabilidad, lo primero que debes identificar es si se trata de:
- Facturas de años anteriores.
- Facturas del año en cuestión que olvidaste declarar en su momento.
- Un error por parte de tu cliente a la hora de realizar el ingreso e informar los datos en Hacienda.

De ser así, los pasos que te aconsejamos que sigas son los siguientes:
- Facturas de años anteriores: revisar la Renta del año que al que corresponden esas facturas y de no haber incluido las facturas, rectificar esa declaración.
- Facturas del año en cuestión que olvidaste declarar en su momento: por la parte del rendimiento, regularizarlo ahora y por la parte de la retención incluir en tu declaración de la Renta. Es aconsejable que compruebes si a efectos de IVA lo declaraste, porque de no ser así, tendrás que realizar declaraciones complementarias para subsanar el error.
- Un error por parte de tu cliente a la hora de realizar el ingreso e informar los datos en Hacienda: declarar los datos de tu contabilidad, no incluyendo esas retenciones en tu Renta. Si tu cliente ingresó una cantidad superior por error, podrá solicitar una devolución de ingresos indebidos a la Agencia Tributaria.

¿Encontró su respuesta?