Si ofreces a tus clientes un aplazamiento o fraccionamiento de sus pagos, todos los intereses o comisiones que les cobres por ello se consideran ingresos financieros, y estás obligado a declararlos como ingresos de actividades económicas.

¿Encontró su respuesta?