En Canarias, siempre y cuando hayas realizado obras de estas características en tu vivienda habitual podrás aplicarte una deducción del 10% de las cantidades pagadas, con el límite del 10% del impuesto autonómico que te corresponde pagar. Como máximo podrás aplicarte 700€, ya que la deducción es el 10% de las cantidades pagadas, con importe máximo a incluir de 7.000€. No te preocupes, en TaxDown hacemos todos los cálculos por ti.

La obra se debe acreditar mediante los certificados de calificación energética.

Estos certificados se regulan en un decreto, el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril.

Si tienes dudas sobre si tu obra se encuentra en este régimen o no, consulta con la persona que realizó las obras o con la comunidad de propietarios, ellos deberían poder darte esta información.

Además, el certificado debe estar inscrito en el Registro de certificados de eficiencia energética de edificios de la Consejería competente en materia de industria, en el que conste el certificado obtenido antes de la realización de las obras rehabilitación energética y el expedido tras las mismas.

Se consideran como rehabilitación energética las obras destinadas a:

- mejorar el comportamiento energético de las edificaciones reduciendo su demanda energética
- aumentar el rendimiento de los sistemas e instalaciones térmicas
- incorporar equipos que utilicen fuentes de energía renovables
- mejorar las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua
- implantar redes de saneamiento separativas en el edificio y otros sistemas que favorezcan la reutilización de las aguas grises y pluviales en el mismo edificio o en la parcela o que reduzcan el volumen de vertido al sistema público de alcantarillado

Puedes pagar la obra en efectivo siempre y cuando ingreses la cantidad en la cuenta de la persona que realiza las obras. Lo que te dice la ley es que debes pagarlas mediante tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria, cheque nominativo o ingreso en cuentas en entidades de crédito.

Aunque en el momento de presentar la declaración no sea necesario, es importante conservar los tickets de compra del material, para poder justificar ante hacienda el gasto, si fuese necesario.

Además, aunque tu vivienda habitual haya sido destruida por la erupción volcánica de La Palma, podrás seguir aplicándote la deducción por las cantidades que continúes pagando.

¿Encontró su respuesta?