En Castilla y León existe una deducción por realizar determinadas reformas sobre tu vivienda habitual.

La deducción es del 15% con el límite de 4.000€, y será necesario guardar los justificantes de los pagos realizados por si Hacienda los pidiese.

Básicamente hay dos grandes grupos de reformas por las que es posible aplicar esta deducción:

a) Las que mejoran la eficiencia energética de la casa, que son:

- Instalación de paneles solares para calentar el agua de la vivienda en al menos un 50 por 100 de la contribución mínima exigible por la normativa técnica de edificación aplicable.
- Cualquier mejora en los sistemas de instalaciones térmicas que incrementen su eficiencia energética o la utilización de energías renovables.
- La mejora de las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua, así como la realización de redes de saneamiento separativas en el edificio que favorezcan la reutilización de las aguas grises en el propio edificio y reduzcan el volumen de vertido al sistema público de alcantarillado.

b) Las que adecúan la vivienda a personas con discapacidad, siempre que la persona con discapacidad sea la que presenta la declaración, o su marido/mujer, o familiar hasta 3º grado.

Además, se exige que el plan de rehabilitación esté reconocido e incluido en los planes de rehabilitación de vivienda de la comunidad de Castilla y León.

¿Encontró su respuesta?