Es importante que conozcamos dónde has desarrollado tu actividad para comprobar si puedes deducirte determinados gastos. De esta forma, te vamos a ofrecer tres opciones:

- En un local. Cuando trabajes en un local (o cualquier inmueble) que utilices para el desarrollo de tu actividad, es probable que te puedas deducir los gastos que tengas. Márcalo así y detalla si eras propietario o estabas de alquiler para poder incluir todos los gastos deducibles.
- En la casa donde vives. Nuevamente, según estés de alquiler o seas propietario, podrás deducirte determinados gastos. En estos casos, es imprescindible que detalles el porcentaje que tienes del inmueble y el porcentaje de la vivienda que utilizas para trabajar.
- Otras situaciones. Siempre que no seas propietario, ni pagues un alquiler por el espacio de trabajo en que desarrollas tu actividad (o cuando seas comercial y trabajes en la calle), deberás marcar la casilla que habilitamos para ello, ya que no podrás deducirte ninguna cantidad. En el caso de que trabaje en un coworking, también deberás marcar 'otras situaciones'. Este gasto irá en la casilla de: Indica el gasto anual de renting, leasing u otro arrendamiento/canon.

¿Encontró su respuesta?