El criterio de cobros y pagos es un sistema, análogo al criterio de caja en el IVA, que permite en el IRPF imputar los ingresos y los gastos al momento en que efectivamente se cobre o se pague una factura, en lugar del momento en que se produzca la operación.

Lo normal es que las facturas se registren y contabilicen en el momento en que se emitan y generen obligaciones para la otra parte. De esta forma, si emites una factura y no te la pagan, la tendrás que registrar igualmente como un ingreso y, bajo ciertas circunstancias, terminará siendo una pérdida. Pues bien, el criterio de cobros y pagos permite registrar estas operaciones únicamente cuando el cobro o el pago se haya realizado. Es decir, solo tributarías por los ingresos que hubieras cobrado, pero únicamente podrías deducirte los gastos que efectivamente hayas pagado.

No obstante, las personas que declaren de acuerdo al régimen de estimación directa normal (siendo empresarios con carácter mercantil) no podrán optar por este criterio.

¿Encontró su respuesta?