Cuando desarrolles tu actividad económica en el inmueble que es tu vivienda habitual podrás deducirte parte de los intereses del préstamo. En estos casos, como tu inmueble tiene al mismo tiempo un uso para tu actividad y un uso privado, únicamente podrás deducir la cantidad porcentual de los intereses que se encuentren afectos al desarrollo de la actividad.

Veámoslo con un sencillo ejemplo: Si tienes una casa (100% de tu propiedad)que tiene 100 m2 y utilizas una sala de 20 m2 para el desarrollo de tu actividad, significa que el porcentaje de afectación es del 20% del total. Por lo tanto, podrás deducir el 20% del gasto en los intereses.

Ten en cuenta que estos importes cambiarán según cambie tu porcentaje de propiedad o tu porcentaje de afectación.

¿Encontró su respuesta?