En este caso, cuando tengas una habitación exclusiva y separada para el desarrollo de tu actividad, en un inmueble de propiedad, podrás deducirte determinados gastos relacionados con la casa en función del porcentaje de afectación.

Este porcentaje se obtiene dividiendo los metros cuadrados de la habitación o espacio destinado a la actividad, entre el total de metros del inmueble. El porcentaje que obtengas será el porcentaje en que podrás deducir los gastos de la propiedad.

No obstante, si el inmueble no fuera 100% tuyo, necesitarías multiplicar el porcentaje anterior por tu porcentaje de propiedad para saber qué cantidad exacta puedes deducir.

Si el inmueble lo compartieras con tu cónyuge, y estuvierais casados en gananciales, podrás asumir que es 100% (a menos que tu cónyuge también sea autónomo. en cuyo caso sería al 50% de propiedad)

¿Encontró su respuesta?