Por norma general, el gasto por la línea de telefonía móvil no es deducible, en la medida en que Hacienda presume una afectación no exclusiva a la actividad. O lo que es lo mismo, como puedes utilizar personalmente el teléfono fuera del trabajo, no permite deducirlo.

No obstante, si tienes dos líneas de teléfono móvil diferenciadas, y una de ellas la utilizas exclusivamente para el trabajo, podrás deducirte su gasto en el desarrollo de la actividad.

¿Encontró su respuesta?