Algunos tributos que pagues por el desarrollo de tu actividad se consideran gasto deducible. Principalmente hablamos del Impuesto de Actividades Económicas (I.A.E.) cuando corresponda pagarlo, sin embargo, lo pueden ser otras tasas y recargos de diferentes administraciones públicas.

¿Encontró su respuesta?