Cuando alquilas o eres propietario del inmueble donde desarrollas tu actividad económica, es posible que te puedas deducir varios gastos relacionados con su mantenimiento. Sin embargo, la ley sólo permite deducirse aquellos gastos que se correspondan con la afectación que dicho inmueble tiene a la actividad desarrollada.

¿Qué es la afectación y cómo se calcula?

La afectación, es el porcentaje del inmueble que destinas al desarrollo de tu actividad (se obtiene dividiendo los metros afectos a la actividad entre el total de metros del inmueble). Si, por ejemplo, tienes una casa de 100 metros cuadrados y utilizas una habitación para trabajar que tiene un tamaño de 15 metros, entonces la afectación sería del 15%. Y todos los gastos relacionados con el inmueble tendrías que multiplicarlos por este porcentaje de afectación y, además, por el porcentaje de propiedad (si no fuera tuyo el 100% del inmueble).

Además, este porcentaje lo has tenido que declarar en el modelo 036 o 037 al darte de alta, por lo que nuestra recomendación es que consultes ese modelo para comprobar el porcentaje exacto.

¿Encontró su respuesta?