Existen dos métodos/regímenes de determinación del rendimiento neto de las actividades económicas: por una parte, tenemos el método de estimación directa, que admite dos modalidades: normal y simplificada.

Y, por otra parte, tenemos el método de estimación objetiva, que se aplica voluntariamente a cada una de las actividades económicas que determine el Ministerio de Hacienda.

Sin perjuicio del comentario detallado que haremos, a continuación, de cada uno de ellos:
- El régimen de estimación directa simplificada, en adelante “EDS” lo aplicarán empresarios y profesionales cuya actividad esté excluida, no se acoja o haya renunciado a la estimación objetiva. Ya que, como comentábamos anteriormente, la estimación objetiva es un régimen voluntario. Teniendo que cumplir adicionalmente los siguientes requisitos: el importe neto de la cifra de negocios del total de actividades no supere la cantidad de 600.000 euros anuales en el año anterior y no hayan renunciado a la EDS.
- El régimen de estimación directa normal, en adelante “EDN” lo aplicarán empresarios y profesionales cuya actividad esté excluida (por superar la cantidad de 600.000 euros el importe neto de la cifra de negocios del total de actividades) o haya renunciado a la EDS.
- El régimen de estimación objetiva, por tanto, lo aplicarán aquellos empresarios que cumplan, entre otros, los siguientes requisitos: su actividad esté comprendida en la Orden HAC/1164/2019, de 22 de noviembre y tanto el volumen de rendimientos íntegros como el volumen de compras en bienes y servicios en el año inmediato anterior no supere los límites establecidos. Si quieres saber más acerca de este método, puedes consultar nuestro siguiente

artículo.

¿Encontró su respuesta?