Si has realizado obras de este tipo, podrás deducirte el 20% de las cantidades pagadas por ello, con un máximo de 1.000€.

Debe tratarse de obras realizadas desde el 6 de octubre de 2021 en tu vivienda habitual, en una vivienda que tengas alquilada como habitual o en una vivienda que tengas la intención de alquilar como tal (en cuyo caso tendrás que alquilarla antes del 31 de diciembre de 2023).

Se requiere que las obras realizadas contribuyan a una reducción de al menos un 7% en la demanda de calefacción y refrigeración, lo cual podrás acreditar con el certificado de eficiencia energética (hará falta uno antes y otro después de acabar la obra).

La deducción te la podrás aplicar en el año en que se expida el certificado de eficiencia energética emitido después de la realización de las obras. En todo caso, dicho certificado debe ser expedido antes del 1 de enero de 2023.

¡Ojo! Si realizas las obras en una vivienda afecta a tu actividad como autónomo, no podrás deducirte lo correspondiente a esa vivienda/parte de la misma.

¿Encontró su respuesta?