La estimación directa constituye el método general para la determinación el rendimiento neto de actividades económicas, admitiendo dos modalidades: normal y simplificada.

La modalidad simplificada del método de estimación directa tiene carácter voluntario, por lo que puedes renunciar a su aplicación. Es decir, esta modalidad debe aplicarse, siempre que:

1. No determine el rendimiento neto de todas sus actividades por el método de estimación objetiva.
2. El importe neto de la cifra de negocios del año anterior, correspondiente al conjunto de las actividades desarrolladas por el contribuyente, no supere los 600.000 euros anuales.
3. Ninguna actividad desarrollada por el contribuyente se encuentre en la modalidad normal del método de estimación directa.

En el supuesto de no haber ejercido actividad alguna en el año inmediato anterior, el rendimiento se determinará por esta modalidad, siempre y cuando no haya renuncia expresa del mismo.

Si tienes más dudas accede a este video explicativo:

¿Encontró su respuesta?