A la hora de introducir en tu declaración de la renta los gastos o los ingresos asociados a una propiedad debes de tener en cuenta el porcentaje de titularidad que tienes sobre la misma. Es decir, la parte de esa vivienda que te corresponde a ti.

Un caso muy común es cuando un matrimonio/pareja tienen una propiedad en común. Por ejemplo, si cada uno tiene un 50% de la propiedad, al introducir los gastos e ingreso asociados de la vivienda deberán poner la mitad del importe cada uno, ya que la otra mitad de los gastos e ingresos corresponde a la otra persona.

Es importante tener en cuenta este aspecto para cometer errores en nuestra declaración a la hora de declarar el alquiler o la venta de una propiedad.

¿Encontró su respuesta?