Básicamente, estás obligado a declarar cualquier propiedad, a no ser que se trate de un solar sin edificar y esté considerado como tal en el Catastro.

Algunos ejemplos de situaciones en las que estás obligado a declarar tu propiedad:

- Una casa que te pertenece pero en la que reside un familiar o amigo. Si se la alquilas tendrás que marcar que la casa está alquilada, pero si se la dejas gratis, deberás declararla ante Hacienda como vacía.
- Una propiedad que tienes en el extranjero. Si eres residente fiscal en España tienes que incluir en tu declaración todas las viviendas que tengas, tanto en España como en el extranjero, tanto si las tienes alquiladas como vacías. Adicionalmente, tendrás que haber presentado el modelo 720, cuyo plazo de presentación es del 1 de enero al 31 de marzo de 2021.
- Tu segunda vivienda o vivienda de vacaciones. Aunque residas ahí por ejemplo durante los meses de verano, tendrás que marcar su uso como vacía durante todo el año, ya que no es tu vivienda habitual. La ley exige que pagues imputación de rentas por la misma.
- Una vivienda que hayas heredado, ya que desde que la heredas te pertenece incluso aunque no seas el propietario de la misma al 100%.
- Una vivienda de la que eres usufructuario.

¡Atención! Si eres simplemente nudo propietario de un inmueble no estás obligado a declararlo. Pero si vendes ese inmueble, sí que tendrás que declararlo.

¿Encontró su respuesta?