Lo que dice la ley es que una persona será residente fiscal en base en base a tres criterios:

1. Donde viva más de la mitad del año y, salvo prueba en contrario, será donde tenga su vivienda habitual.
2. Si no se puede determinar dónde ha vivido más de la mitad del año, donde tenga su centro principal de intereses. ¿Y qué es eso? En el lugar donde reciba la mayor parte de sus ingresos.
3. Si no puede determinarse ni donde ha vivido más de la mitad del año, ni dónde tiene su centro principal de intereses, será residente donde haya presentado su última declaración de la renta.

En este caso concreto, puede que seas No residente fiscal, si dentro del año te has ido más de 6 meses por ejemplo (te vas en enero y vuelves en septiembre). Como no residente fiscal tendrías otras obligaciones diferentes, te recomendamos ver el apartado de no residentes.

¿Encontró su respuesta?