Curiosamente sí, en Castilla y León hay una deducción en la declaración si te compras un coche eléctrico que podrás aplicar el año en que se matricule el vehículo siempre que dispongas de una factura emitida a tu nombre

Puedes deducirte el 15% de lo que pagues por la compra del coche, con el límite de 4.000€.

Es decir, si pagas por el coche 15.000€ podrás deducirte 3.000€, y si pagas 30.000€, aunque el 15% es 4.500€, solo podrás deducirte 4.000€.

El coche tiene que ser un vehículo:

a) Eléctrico puro
b) Eléctrico con autonomía extendida; o
c) Híbrido enchufable con autonomía eléctrica de más de 40km.
d) No puede estar afecto a actividades económicas.
e) Debe permanecer en tu patrimonio por lo menos cuatro años desde su adquisición.
f) No puede costar más de 40.000€ (impuestos incluidos).

¿Encontró su respuesta?