Lo que ganes en las apuestas o del juego, ya sean online o físicas, deben tributar.

Pongamos un ejemplo: si gano 120€ en una apuesta y pierdo 50€ en otra, tributaré por la ganancia neta de 70€, aunque se obtenga en diferentes casas de apuestas o locales de juego. Sin embargo, si gano 70€ en una apuesta y luego pierdo 100€ en otra, no deberás declarar nada.

Si solo obtienes perdidas, no puedes declararlas ya que este tipo de perdidas solo sirven para compensar ganancias obtenidas de la misma manera

Asimismo, es importante tener en cuenta que las promociones o bonos gratis de las casas de apuestas se suman al importe de las ganancias obtenidas. Y que

Es importante recordar que se tributa por las ganancias netas del año, con independencia de si retiras el dinero de la cuenta del operador online o no.

¿Encontró su respuesta?