Las reducciones son beneficios fiscales que permiten, en la declaración de la renta, pagar menos impuesto. Cuando se cumplan determinados requisitos o condiciones, será posible para el autónomo aplicarlas en su declaración, reduciendo el beneficio que hubiera en la actividad.

Existen cinco reducciones distintas en el IRPF:

- Reducción por rendimientos de rentas irregulares.
- Reducción para trabajadora con un único cliente (TRADE)
- Reducción para autónomos con rentas inferiores a 12.000 €
- Reducción del 20% por inicio de actividad.
- Reducción por aportaciones a mutualidades de previsión social.

Contestando a las preguntas en TaxDown, te aplicaremos todas las reducciones posibles para mejorar el resultado de tu declaración.

¿Encontró su respuesta?