Si ya conocías el importe exacto que te puedes amortizar durante el año, por los activos que tengas afectos al desarrollo de la actividad, debes incluir en la casilla de nuestro proceso los activos materiales y las inversiones inmobiliarias.

En este caso, cuando nos referimos a activos materiales, hacemos referencia a todos esos bienes que has comprado para el ejercicio de la actividad económica y que quedan afectos a la empresa sin ser de un único uso. Por ejemplo, hablamos de vehículos, construcciones, mobiliario, maquinaria, ordenadores, herramientas, etc.

Además, si tienes inversiones inmobiliarias (es decir, si has comprado inmuebles exclusivamente para explotarlos financieramente mediante su venta o su alquiler, y no como un medio para el desarrollo de tu actividad) su amortización también deberás incluirla en la misma casilla que la del resto activos materiales.

Recuerda, te tienes que amortizar todos los bienes de esta categoría que compraras por más de 300 euros (sin contar el IVA, a menos que estés exento de IVA o apliques el recargo de equivalencia)

¿Encontró su respuesta?