Si ya conocías el importe exacto que te puedes amortizar durante el año, por los activos que tengas afectos al desarrollo de la actividad, debes incluir en la casilla de nuestro proceso los activos intangibles.

En este caso, los activos intangibles son bienes de tu empresa que no se pueden identificar con ningún elemento físico, o que no tienen directamente presencia física. No obstante, son cuantificables y forman parte del patrimonio de la empresa. Los principales activos intangibles pueden ser: concesiones administrativas, el fondo de comercio, derechos de traspaso, la propiedad industrial, el desarrollo en I+D, la marca, programas informáticos o software, etc.

¿Encontró su respuesta?