Los autónomos pueden deducir las primas satisfechas por seguros de enfermedad contratadas para sí mismos o para sus familiares (cónyuge o hijos menores de 25 años que convivan en el mismo domicilio), con el límite anual de 500 euros por persona.

No obstante, el límite se ampliará a 1.500 euros anuales por aquellas personas con discapacidad superiores al 33%.

¿Encontró su respuesta?