Sí, te podrás deducir 500€ por los gastos ocasionados si te has mudado a una zona escasamente poblada por motivos de trabajo. Además, te aplicarás la deducción tanto el año de la mudanza como el siguiente.

Para ello, debes cumplir ciertos requisitos:

- Tu base liquidable del año en que te mudes debe ser inferior a 22.946€ si presentas declaración individual o a 31.485€ en caso de conjunta.
- El importe de la deducción no puede exceder de tu cuota íntegra autonómica procedente de las rentas del trabajo y de actividades económicas. Si te ha explotado la cabeza leyendo esto no te preocupes, pues en TaxDown nos encargamos de hacer los cálculos para que puedas olvidarte del tema.
- Debes permanecer en tu nueva residencia durante el año en que te mudes y los tres siguientes. De hecho, si incumples esto tendrás que devolver lo que te dedujiste (y con intereses).

¿Encontró su respuesta?