Si te mudas de isla por motivos laborales puedes aplicarte una deducción de 300€ el año que te mudas y el siguiente. Sin embargo, si te mudas a la península, no podrás aplicarte esta deducción.

Tienes que permanecer en la nueva isla, el año del traslado y los tres siguientes. Si no cumples con esto, tendrás que regularizar tu declaración cuando incumplas el requisito de permanencia. Es decir, tendrás que incluir en la declaración que has perdido el derecho a aplicarte la deducción, y tendrás que devolver esa cantidad más los correspondientes intereses de demora.

Para aplicarte esta deducción, has tenido que ganar menos de 39.000€ aproximadamente. No obstante, no te preocupes, nosotros calculamos este requisito por ti.

¿Encontró su respuesta?