Puedes aplicarte el 50% de las inversiones realizadas para mejorar la calidad y sostenibilidad de tu vivienda, tales como la utilización de energías renovables o mecanismos de ahorro de agua.

Tienes que tener el justificante de la obra y acreditar que la vivienda ha mejorado, al menos, en un nivel de calificación la eficiencia de la vivienda.

¿Encontró su respuesta?