Sí, si tienes una discapacidad igual o superior al 65%, podrás deducirte el 3% de lo pagado por la adquisición o adecuación de tu vivienda habitual, salvo la parte que corresponda a los intereses.

¿Encontró su respuesta?