Sí, si el niño que ha nacido tiene una discapacidad superior al 33%, el importe de la deducción se multiplicará por dos.

¿Encontró su respuesta?