Las subvenciones son consideras como un ingreso más, por lo que hay que incluirlas en la declaración pues son consideradas como ganancias patrimoniales y, por tanto, tributan.

Hay ciertas subvenciones, pocas, que no tributan. Algunos ejemplos serían becas públicas para estudiar, ayudas por maternidad, etc.

Si la subvención viene precargada es porque Hacienda conoce que has recibido esa subvención y que no está exenta de modo que tributa, como la mayoría de subvenciones.

En caso, de que aparezca dos veces precargada por Hacienda, a veces duplican este tipo de ingresos, por fallos en la carga de datos, como en la declaración tenemos que poner aquello que refleje la realidad de lo que ha pasado, si solo hemos recibido una, debemos declarar una subvención, no dos.

¿Encontró su respuesta?