Si has tenido más gastos que ingresos del trabajo o del alquiler de inmuebles, o más pérdidas que ganancias de tus productos financieros, el resultado de estos saldos puede llegar a ser negativo. Esto ocurre, por ejemplo, con los gastos de seguridad social de becas que no tributan o ventas de acciones por un importe inferior al de compra.

Sin embargo, el global de estos saldos negativos no pueden superar el 25% del saldo positivo. Todo aquel importe que exceda de esa cantidad se queda reflejado en la declaración de forma automática a través de nuestro proceso para que se pueda utilizar en los cuatro años siguientes.

Finalmente, sí, Hacienda guarda esta información en su base de datos y nosotros te la enseñamos durante el proceso para que no tengas que preocuparte haciendo ningún cálculo.

¿Parece un poco complejo verdad? No te preocupes, que nosotros nos encargamos de ayudarte a lo largo del proceso.

¿Encontró su respuesta?