Es el dinero que tienes que pagar a los abogados para que te defiendan ante un litigio contra un empleador tuyo, es decir, contra la empresa/persona con la que tienes o has tenido una relación laboral.

¿Encontró su respuesta?