Para incluir a un hijo en tu declaración los requisitos son:
- Que sea menor de 25 años o incapacitado judicialmente.
- Que conviva contigo.
- Que no obtenga rentas superiores a 8.000 euros en todo el año.
- Que, si presenta su propia declaración, sus ingresos no superen 1.800 euros en el año.

Si se cumplen los requisitos anteriores, debes incluir a todos los hijos en tu declaración (en el apartado de “datos personales”) e indicar exactamente cuál es la situación familiar que se da (si conviven solo contigo, si también conviven con su otro progenitor, etc.).

¿Encontró su respuesta?