Las existencias son las mercaderías y/o materias primas que utilizamos en el desarrollo de nuestra actividad económica.

Son “activos” que se encuentran en nuestra empresa porque han sido fabricados para ser vendidos en el curso normal de nuestra actividad, adquiridos para incluirlos en el proceso de producción en forma de materiales o suministros necesarios para ser consumidos en los mismos.

Como debemos estimar la variación que han experimentado en el año nuestras existencias, realizaremos el cálculo por la diferencia entre las existencias iniciales y las finales, valoradas éstas por su precio de adquisición o coste de producción.

El precio de adquisición comprende el consignado en la factura más todos los gastos adicionales que se produzcan hasta que los bienes se hallen en nuestro almacén, tales como transportes, aduanas, seguros, etc.
Por otra parte, el coste de producción de los productos fabricados por la propia empresa se determinará añadiendo al precio de adquisición de las materias primas y otras materias consumibles, los costes directamente imputables al producto, así como la parte que razonablemente corresponda de los costes indirectos soportados durante el proceso de fabricación.

Se utilizará un único método de asignación de valor para todas las existencias que tengan una naturaleza y uso similares, y se calculará el importe de la variación en base a los métodos que se establecen.

Por tanto, para bienes intercambiables entre sí:
- Con carácter general se utilizará el método del Precio Medio Ponderado.
- El método FIFO es aceptable y puede adoptarse si la empresa lo considera más conveniente que otro método.

¿Encontró su respuesta?