Tu alquiler tiene que ser para vivienda habitual y no de temporada, teniendo contrato superior al año.

Además, debes tener la fianza depositada en el Instituto Balear de la Vivienda, y no tener ninguna otra vivienda tuya o de tu unidad familiar a menos de 70 kilómetros.

¿Encontró su respuesta?