Las cotizaciones a la seguridad social que están precargadas son las que aparecen en tus datos fiscales. Es decir, la empresa que te paga informa a Hacienda de lo que has cotizado y esa misma información es la que nosotros te precargamos. Por tanto, es muy raro, por no decir casi imposible, que esté mal. Lo puedes verificar con tu nóminas o preguntando a tu empresa.

¿Encontró su respuesta?