Por nuestro trabajo nos pagan una nómina. En cada nómina pagamos impuestos, es decir, nuestro salario es lo que recibimos más los impuestos que pagamos. Por ejemplo, si en mi cuenta he ingresado 10.000€ pero he pagado 3.000€ de impuestos, mi salario sería de 13.000€. Es por eso que nos puede sorprender ver cantidades más altas cuando no se les han restado aún los impuestos.

¿Encontró su respuesta?